jueves, 20 de marzo de 2014

Lo haré, lo haré

Será porque ya empieza a oler a primavera, o porque el tiempo lo cura todo. Será por la delgada línea que hay entre el pasado y el futuro, o por las palabras que vuelven a mí siete años más tarde. Será que ya no me pregunto quién soy, ni quién quiero ser. Ni me acuerdo de él. Ni me arrepiento de lo que no será.
Hoy, morir bajo competencias, objetivos y sesiones mientras arde Valencia merece la pena. Porque Bu se ha sentado en mis rodillas intentando comer galletas y cinco horas -sin Mario- se pasan enseguida si tienes con quién compartirlas.
Si me quedan lágrimas son para emocionarme al final del espectáculo. Si me faltan dos muelas, la sonrisa se me escapa sin quererlo.
Y tengo más de cien esteras. Te doy las que quieras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada